Policiales | Abuso sexual | autopsia | Tucumán

Buscan a un ex presidiario como sospechoso del crimen de la niña de 9 años en Tucumán

Se trata de un joven de 25 años que hace menos de diez días salió de la cárcel y que un testigo vio caminando de la mano de la niña asesinada, cuyo cuerpo presentaba un fuerte golpe y signos de abuso sexual.

Un hombre que tiene antecedentes penales y salió de la cárcel hace menos de 10 días es el principal sospechoso del crimen de una niña de 9 años en Tucumán, y es intensamente buscado por los investigadores, confirmaron hoy voceros del área de Seguridad de la provincia.

Rocío Abigail Riquell fue encontrada asesinada en un descampado en la zona norte de San Miguel de Tucumán, detrás de unos enormes montículos de tierra que se formaron con la apertura de una calle en el lugar.

El cuerpo de la nena estaba desnudo, presentaba un fuerte golpe en la cabeza y aparentes signos de abuso sexual, según detallaron las fuentes, aunque los peritos esperaban los resultados de la autopsia para confirmarlo.

El secretario de Seguridad de la provincia, Luis Ibañez, sostuvo que "es un hecho aberrante" y afirmó que hay una persona sospechosa, cuya detención se espera poder concretar en las próximas horas.

El principal sospechoso es un ex presidiario de 25 años de quien sólo trascendió su apodo, "Culón", quien tiene numerosos antecedentes por robo agravado y, según algunos testimonios, sufre severos problemas de adicción.

Un testigo aseguró haber visto al sospechoso caminando de la mano de la pequeña por el lugar donde finalmente horas más tarde fue encontrado el cadáver.

Fuentes judiciales confirmaron que el sospechoso recuperó la libertad el 10 de octubre después de haber sido arrestado por un delito contra la propiedad.

“Abigail no tenía la culpa para que le hagan eso, que la maten como a un perro" señaló hoy a medios locales el padre de la menor, Pablo Riquell, quien la definió como una chica muy divertida y tranquila.

Según la primera hipótesis que manejan los investigadores, Abigail le pidió permiso a sus padres para ir jugar en la casa de una amiguita del barrio, aunque no llegó hasta ese lugar.

En el camino fue abordada por su asesino que la llevó hasta un descampado ubicado en en avenida Francisco de Aguirre y avenida Las Américas, donde todo indica que abusó de ella y después la mató para evitar que lo denunciara.

La noticia conmocionó y movilizó a todo el barrio y a un grupo de vecinos que, indignados por lo sucedido, quemó la vivienda de este joven de 25 años a quien acusaron por el crimen de la niña.

Al producirse el ataque no había nadie en la vivienda ya que la madre también abandonó el barrio cuando se enteró de lo sucedido, aunque de acuerdo a lo informado por Ibañez, horas antes había denunciado a su hijo porque le robó una suma de dinero que ahora se cree está utilizando para esconderse.

El padre de Abigail cuestionó la actuación de la Policía en la previa al hallazgo, aunque las autoridades de la fuerza aseguraron que se activaron los protocolos de rigor establecidos para estos casos ni bien la madre de la niña hizo la denuncia por averiguación de paradero.

“La madre de la niña se presentó en la comisaría 12 en estado nervioso y contó que su hija había desaparecido", precisó el comisario Ricardo López, tercer jefe de la dependencia, quien explicó que la contención que se le brindó fue "inmediata" al tiempo que un móvil policial salió con ella a recorrer la zona para buscar a su hija.

Al no tener noticias de Abigail, "se activó el protocolo de búsqueda de niños, niñas y adolescentes; además, se cursaron notas a la Policía Federal, Prefectura, Gendarmería y a los medios de comunicación", agregó el comisario.

Dejá tu comentario