Política | Allan Bogado | Cambiemos | Cristina Fernández de Kirchner

Allan Bogado, el espía inorgánico de la SIDE, asegura que negoció libertad a cambio de declarar contra Cristina

Habló por primera vez en televisión y dijo que en 2016 un alto funcionario de Cambiemos lo contactó para negociar su "aporte" a la causa judicial de "traición a la patria", que tenía por fin encarcelar a la ex-presidenta. Las razones por las que se decidió hablar ahora y un anticipo de lo que se verá esta noche en el programa ADN.

Fue durante 23 años espía inorgánico de la SIDE. Nunca apareció en los medios televisivos y siempre se mantuvo con un perfil trabajadamente bajo, por más que su nombre apareció en la primera semana del fatídico enero de 2015, cuando la denuncia del fiscal Nisman y su posterior muerte ocuparon todos los portales informativos.

Se trata de Allan Bogado, quien se define a sí mismo como un agente de inteligencia de calle, encargado de reunir información.

Bogado habló por primera vez en televisión y lo hizo durante el programa ADN, que conduce el cordobés Tomás Méndez por C5N. En una entrevista grabada, dijo que se decidió hablar en TV por primera vez en su vida, porque siente que "se cerró un ciclo".

Traición a la patria

La ficha con el nombre de Allan Bogado, además de ser esquiva, no encaja fácilmente en el rompecabezas que intentó armar el juez Claudio Bonadío, cuando tomó la causa de la denuncia de Nisman y reconstruyó un expediente sepultado por una decena de jueces, ahora bajo la inverosímil acusación de "traición a la patria".

Pero en ese expediente, que arrancó con la imputación de varios actores de reparto -como Luis Delía, Fernando Esteche y Yusuf Khalil-, hubo omisiones deliberadas si se la compara con la inicial denuncia de Nisman. Una de esas omisiones fue Allan Bogado, aunque no sería la única.

De todas esas personas que supuestamente participaron del entramado, Bogado fue la única que no fue a prisión. ¿Por qué? Hay respuesta para esto.

Cuando se reabre la causa, un dirigente de Cambiemos muy cercano a Bogado (y con un cargo ejecutivo en una provincia, según deslizó en la entrevista), lo contacta y le pide reunirse de forma urgente. Siempre según el ex-espía, este funcionario le anticipa que se estaba por reabrir la causa y que iba a haber detenciones. "Me explicó que el objetivo era meterla presa a Cristina Fernández de Kirchner, junto a Zaninni, Parrilli y varios más", relató Bogado.

ALLAN BOGADO EN ADN 2019

El ex-espía contó cómo fue presionado para declarar en la causa Nisman, a cambio de conservar su libertad.

Negociación con Peña en Olivos

Cuando comenzó a cumplirse al pie de la letra lo anticipado por el dirigente, Bogado volvió a ser contactado con una propuesta muy concreta: "Yo te puedo contactar con gente del gobierno de Macri, porque hay una forma en que te podrían facilitar tu situación judicial, dependiendo de las declaraciones que vos puedas llegar a dar", asegura que le dijeron.

La insólita negociación se dio en un lugar aún más insólito: la Quinta de Olivos. Allí fueron los abogados del espía y se reunieron con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y con el secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis, con quienes acordó cómo sería su participación en la causa.

Lo que sigue es materia conocida. En pocos meses los portales periodísticos se inundaron de declaraciones explosivas de Allan Bogado apuntando al gobierno de Fernández de Kirchner, con titulares edificados a partir de los escritos que presentó en las (también) guionadas indagatorias ante Bonadío.

No obstante, como dijo Bogado en la entrevista con ADN, "ese ciclo se cerró con el cambio de gobierno", señalando que el escenario se termina con la partida de Macri: "Se terminan las persecusiones, amenazas y aprietes que han influído enormemente en la vida de muchos, entre ellos la mía".

Para esta noche se espera una segunda emisión de la entrevista con Allan Bogado. Según afirmó su conductor, "después de lo que se va a ver en la segunda parte, Bonadio se va a tener que ir de la Justicia".

Dejá tu comentario