Policiales | Brasil | Orlando Marques dos Santos | Marcola

Cayó "Sarará", peligroso narco brasilero y cercano a Marcola, fundador del PCC

Un operativo llevado a cabo por la Policía Nacional de Paraguay logró dar con Orlando Marques Dos Santos, considerado uno de los mayores narcotraficantes de Brasil. Había huido dos veces de prisión, y también fue famoso por haber financiado el plan de fuga de Marcola, el fundador y líder del Primeiro Comando da Capital, la mayor organización mafiosa de Brasil

Fue detenido Orlando Marques dos Santos, un peligroso narcotraficante brasilero, quien cayó en Paraguay, como parte de un procedimiento conjunto entre las policías de ese país y de Brasil.

Marques dos Santos es un hombre de 58 años que más conocido por su seudónimo Sarará. En Brasil es considerado uno de los mayores traficantes de ese país.

Su nombre ha aparecido varias veces mencionado en la prensa de su país, sobre todo porque desde prisión coordinaba el tráfico de droga en el estado de Sao Paulo.

PRONTUARIO INTERMINABLE

Marques dos Santos, alias Sarará, es oriundo del estado de Paraiba, de la ciudad de Iaporanga. Fue varias veces condenado y escapó dos veces de prisión. La primera vez fue el 17 de junio de 1997, huyendo de la Penitenciaría de Parelheiro.

Fue considerado el principal proveedor de crack para los barrios marginales del norte y el este de Sao Paulo. Detenido en Goiás, fue llevado a Sao Paulo y trasladado a petición de sus abogados a Parelheiros, de donde huyó. Por esa razón, inicios de este siglo ya era considerado por el Departamento de Investigación de Narcóticos de Brasil uno de los 3 mayores narcotraficantes del país.

Además de "Sarará", a Marques dos Santos también se lo conocía como "el Rey del Crack" o bien "Viejo Orlando".

Diversos informes de la justicia del vecino país describen a Sarará como el ideólogo de una organización criminal que actuaba en el Estado de San Pablo donde tenía un aceitado esquema de lavado de dinero basado en la reventa de automóviles.

Al menos durante la primera década de este siglo, Sarará traficaba crack directamente desde Colombia, desde donde ingresaba una tonelada al mes. El mismo informe hace hincapié en su fama de violento, y lo señala como responsable varios homicidios, en algunos casos mostrando brutalidad.

Además de estar acusado de tráfico de Drogas, Sarará debe responder por delitos contra instituciones financieras de grandes empresas de logística, según los informes de inteligencia a los que accedió MARCA INFORMATIVA. También se lo acusa de haber financiado la fuga de prisión de líderes de organizaciones criminales.

En concreto se lo acusa de haber sido, aún desde la prisión, el financista de la frustrada fuga de Luis Fernando da Costa, conocido como Beira Mar, junto al secuestrador chileno Mauricio Hernández Norambuena, y de nada menos que Marco Willians Herbas Camacho. Este último no es otro que Marcola, fundador y líder del PCC, Primeiro Comando da Capital, la organización criminal más grande y extendida de todo Brasil, con presencia y dominio en casi todas sus cárceles, y extendiendo sus tentáculos incluso a Paraguay. Sarará y Marcola tenían un vínculo muy estrecho, al punto que se discute si Sarará integraba o no el tenebroso grupo delictivo.

VOLVER A PRISIÓN

El Viejo Orlando se encontraba cumpliendo la última parte de su prisión en la Penitenciaría Mario de Moura e Albuquerque - Franco da Rocha I, una cárcel con régimen semiabierto. Sin embargo, abandonó el establecimiento el 6 de febrero de 2014, y desde entonces volvió a lo que ha sido su vida delincuencial.

Disfrutó de esa libertad durante casi 6 años, hasta caer preso hoy en Paraguay. La policía de ese país trabajaba en colaboración con la brasilera, y se presumía -acertadamente- que las ramificaciones que tiene el PCC y el Comando Vermelho en el país guaraní podrían ser un cómodo lugar de albergue para el delincuente brasilero.

Dejá tu comentario