Policiales | Córdoba | Policía | Paso Viejo

Cinco policías detenidos por el crimen de un adolescente en el norte de Córdoba

Un menor de 14 años murió tras ser baleado en Paso Viejo, mientras que otro joven de 15 años resultó herido.

Un adolescente de 14 años fue asesinado ayer de un balazo y otro de 15 resultó herido tras un presunto enfrentamiento con policías en la localidad de Paso Viejo, en el norte de la provincia de Córdoba.

Por el hecho detuvieron a cinco efectivos de la fuerza de seguridad que se encuentran imputados como supuestos autores de homicidio agravado y también por lesiones graves, informaron fuentes judiciales.

El hecho ocurrió durante la madrugada en la pequeña localidad situada en el departamento Cruz del Eje, donde un grupo de chicos se había reunido en un domicilio particular, violando las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

Según las fuentes, en un momento de la reunión, uno de los adolescentes tuvo que ser trasladado al dispensario local porque presuntamente había consumido alcohol en exceso, y sus amigos se quedaron esperando fuera del establecimiento, en la vía pública.

De acuerdo a los voceros, allí supuestamente comenzaron a generar disturbios y los empleados del dispensario se comunicaron con la Policía, que envió al menos dos agentes al lugar.

Presunto caso de gatillo fácil en Paso Viejo

En el intento de dispersar al grupo y en circunstancias que aún son investigadas, uno de los adolescentes, identificado como Joaquín Paredes (14), murió tras recibir un balazo, y otro de 15 resultó herido también por un disparo.

Revuelta

La violenta situación en la puerta del dispensario generó una revuelta por parte de vecinos y vecinas del pueblo, que rompieron un móvil policial, además de ocasionar desmanes en la subcomisaría local y la sede del Juzgado de Paz.

"Los chicos se habían juntado a tomar y a escuchar música, eran quince aproximadamente, y la Policía pasó a eso de las 4.20 de la mañana, les dijeron que se fueran y ellos les dijeron que sí, que ya se iban. La Policía dio vuelta a la plaza, volvió con otro patrullero más, los encerró y les empezaron a tirar; yo vivo enfrente, escuché todo", contó a Cadena 3 Gloria, abuela de un amigo de las víctimas. Según la mujer, "los chicos empezaron a gritar que le habían pegado a un chico, gritaban 'ayuda, ayuda', había dos heridos más, y la enfermera (del dispensario) no quería salir, no salió a atenderlos".

Investigación judicial

Lo sucedido es investigado por la fiscal de Instrucción de Deán Funes, Fabiana Pochettino, quien se trasladó hasta el lugar de los hechos y dispuso la detención de cinco policías por el supuesto delito de "homicidio agravado", además de sumarles la acusación por lesiones graves agravadas, debido a las heridas presentadas por el joven de 15 años.

La magistrada explicó que secuestraron armas, celulares y vestimenta, todos elementos que serán sometidos a pericias de distintas dependencias judiciales.

Los agentes imputados son Maykel Mercedes López (24), Enzo Ricardo Alvarado (28), Ronald Nicólas Fernández Aliendro (26) Iván Alexis Luna (25) y el sargento Jorge Luis Gómez (33).

Por otra parte, los cinco efectivos involucrados fueron pasados a situación pasiva, al igual que el jefe de la comisaría, según dispuso la titular del tribunal de conducta policial, Ana Becerra.

El comisario mayor Leonardo Páez Stelmach, director de Departamentales Norte de la Policía, aseguró que "los efectivos respondieron porque fueron brutalmente agredidos".

El jefe comunal, Darío Herrera, dijo sentirse conmocionado y responsable por lo sucedido, y hasta ofreció dejar el cargo.

Dejá tu comentario