Coronavirus | Uruguay | Argentina

Excarcelaron al joven que viajó con coronavirus en Buquebus, pero seguirá internado

Tras la indagatoria que se llevó a cabo desde el Instituto Agote mediante videoconferencia ante el juez federal Luis Rodríguez, Luca Singerman recuperó su libertad. Se ratificó el test positivo de coronavirus, tal como se había realizado en Uruguay

El joven de 22 años que viajó en Buquebus desde Uruguay a la Argentina contagiado de coronavirus, exponiendo así a 404 pasajeros y a la tripulación del barco, aseguró ante la Justicia que se enteró de su diagnóstico cuando ya estaba en viaje y negó haber cometido algún delito.

Tras la indagatoria que se llevó a cabo desde el Instituto Agote mediante videoconferencia ante el juez federal Luis Rodríguez, Luca Singerman recuperó su libertad, aunque seguirá internado, ya que se constató este martes que tiene coronavirus tal cual lo había determinado la autoridad sanitaria de Uruguay.

El joven aseguró ante el magistrado, según confirmaron fuentes judiciales a NA, que tras llegar de Holanda a Uruguay se hizo el test para saber si tenía coronavirus, y al enterarse que partía un buque a Argentina decidió abordarlo, por lo que salió rápidamente ante el temor de que se cerrara el paso fronterizo desde el país vecino.

Ese hecho ya podría significarle problemas a Singerman ante la Justicia, debido a que los investigadores evalúan por qué motivo no dio aviso a la tripulación al subir que al menos era un caso sospechoso de coronavirus.

Según su versión, estando ya en viaje se enteró que tenía coronavirus, dio aviso al Capitán y aclaró que la información le llegó a su teléfono desde el laboratorio uruguayo donde se realizó el análisis.

Ahora el juez federal Rodríguez tiene diez días para resolver si procesa o no al joven.

Según las fuentes consultadas, Singerman podría finalmente ser acusado por el artículo 205 del Código Penal, que prevé una pena que va entre los seis meses y los dos años de prisión al que "violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia".

En tanto, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, subrayó hace unos días que la Procuración estaba analizando la posibilidad de iniciarle una demanda civil a Singerman, quien obligó a poner en cuarentena a más de 400 personas que viajaron con él en el barco.

"La Procuración está viendo eso, para ver cuánto fue el valor, el costo del operativo que demandó poner en cuarentena a 404 pasajeros y 19 tripulantes", comentó Santilli.

Según trascendió, el monto de la demanda civil contra el joven ascendería a los 700 mil dólares.

El viernes de la semana pasada y tras lo sucedido, la empresa Buquebus, decidió cancelar todos sus servicios, dentro de los que estaban previstos otro dos viajes de repatriación tanto de argentinos como de uruguayos que iban a retornar a su país.

Dejá tu comentario