Política | Cristina Kirchner | Gerardo Milman | colaboradoras

Cristina Kirchner insiste con el secuestro de los teléfonos de las colaboradoras que se reunieron con Milman

La querella de la vicepresidenta sostiene que el análisis de los teléfonos permitiría saber si Milman sabía o no del atentado contra CFK la noche del 1° de septiembre.

La vicepresidenta Cristina Kirchner insistió hoy ante la jueza María Eugenia Capuchetti en el secuestro de los teléfonos de las dos mujeres que estuvieron reunidas con el diputado Gerardo Milman en la confitería Casablanca dos días antes del intento de homicidio en su contra.

El abogado Marcos Aldazábal cuestionó la decisión de la jueza de rechazar el pedido formulado cuando las dos colaboradoras de Milman declararon convocadas ante el relato de un testigo que afirmó haber escuchado al diputado decir: "Cuando la maten voy a estar camino a la costa".

La querella sostiene que el análisis de los teléfonos podría contribuir a esclarecer si Milman sabía o no del atentado contra la vicepresidenta.

Pero Capuchetti rechazó el secuestro de los celulares porque consideró que la medida no estaba justificada y violaba las garantías de privacidad contempladas en la Constitución Nacional.

El escrito cuestiona que se haya descartado ese elemento de prueba sobre la sospecha instalada por un asesor del diputado del Frente de Todos Marcos Cleri sobre el conocimiento que Milman pudo haber tenido previo al ataque.

En ese sentido, la querella advirtió que "la investigación no llegará muy lejos" si no se agotan las posibilidades de determinar si lo que declaró el asesor parlamentario fue real o no.

Para ello, consideró la querella, el secuestro de los teléfonos de las colaboradoras de Milman, Ivana Bohdziewicz y Carolina Gómez Mónaco, estaban "plenamente justificados".

El rechazo, añadió Aldazábal, limita la posibilidad de corroborar la veracidad de la versión a una confesión del propio Milman o a la declaración de alguien que ratifique lo que dice haber escuchado el asesor parlamentario.

El tono enérgico del planteo parece presagiar una tensión en la relación de la querella con la jueza a cargo de la investigación.

Milman negó las acusaciones

El diputado de Juntos por el Cambio contragolpeó hoy en Tribunales: negó la imputación y denunció por "falso testimonio" a su acusador.

"Jamás hice una afirmación como la que el testigo ha pretendido como salida de mi boca", sostuvo Milman en una declaración espontánea que remitió vía e-mail al juzgado de María Eugenia Capuchetti, quien investiga el intento de magnicidio contra la vicepresidenta.

Jamás hice una afirmación como la que el testigo ha pretendido como salida de mi boca Jamás hice una afirmación como la que el testigo ha pretendido como salida de mi boca

Además, el diputado opositor impulsó la causa 3918/2022 por falso testimonio contra el asesor parlamentario Jorge Abello, quien afirmó en declaración como testigo haber escuchado a Milman decir dos días antes del atentado: "Cuando la maten voy a estar camino a la Costa".

Esa causa, en la que Abello –asesor del diputado nacional del Frente de Todos Marcos Cleri- pasó a ser denunciado, quedó radicada ante el juzgado federal número 11, a cargo del juez Julián Ercolini.

Ante la jueza Capuchetti, Milman reconoció haber estado el 30 de agosto en la confitería Casablanca, situada enfrente del anexo de la Cámara de Diputados, y reconoció haber conversado con sus dos colaboradoras sobre un viaje a la Costa Atlántica.

Pero explicó que se trató de actividades políticas planificadas en el marco de su accionar como diputado por la provincia de Buenos Aires.

Además, aclaró que el 1 de setiembre, cuando se produjo el ataque contra la vicepresidenta, ya estaba de regreso en la Capital Federal.

Tras negar la imputación en su contra, Milman pidió que "se extraigan testimonios" (se inicie una nueva investigación) por el delito de "falso testimonio" contra el asesor del diputado Cleri.

Dejá tu comentario