Internacionales | Dina Boluarte |

Boluarte descartó su renuncia y exigió al Congreso adelantar las elecciones

Exhortó al Parlamento a "reflexionar y actuar de cara a los intereses del país". Tildó asimismo de "violencia innecesaria" los trágicos disturbios. Dijo que hay machismo detrás de los pedidos para que dimita

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, descartó ayer que vaya a renunciar y exigió al Congreso reconsiderar "la votación del adelanto de elecciones”, tras el rechazo el viernes del proyecto del Ejecutivo para celebrar comicios en diciembre de 2023, mientras persisten las protestas en el país que ya dejaron al menos 23 muertos.

“El Congreso tiene que reflexionar y actuar de cara a los intereses del país. El 83% de la población quiere el adelanto de elecciones”, indicó la mandataria en una conferencia de prensa desde el Palacio de Gobierno en Lima, al hacerse eco de una encuesta realizada por la consultora IEP.

“Está en sus manos el adelanto de las elecciones, El Ejecutivo cumplió presentando el proyecto de ley”, indicó, y añadió: “Exijo que se reconsidere la votación”.

El Congreso no logró el viernes la mayoría calificada que exigía el adelanto de los comicios de 2026 a 2023 -porque implica una reforma constitucional- y antes de que pudiera analizarse la reconsideración pedida la sesión fue suspendida sin nueva fecha por el titular del cuerpo unicameral, José Williams.

En medio de cruces y gritos afloraron las diferencias en torno de si se debía impulsar, en simultáneo con las elecciones generales, una Asamblea Constituyente.

Las bancadas de izquierda y centroizquierda eran las que consideraban que la crisis no se resolvía únicamente con comicios, sino que era preciso modificar la carta magna para que a un futuro Ejecutivo no le pase lo mismo que al del destituido Pedro Castillo, erosionado desde su asunción por un Congreso fragmentado pero marcadamente opositor.

La sesión marcó otra dificultad en el proceso abierto con la destitución de Castillo, el miércoles de la semana pasada, y la asunción en su lugar de la entonces vice, Boluarte.

“Hay un grupo que quiere que Dina renuncie, pero ¿qué se resuelve con eso? Acá vamos a estar firmes hasta que el Congreso resuelva el adelanto de las elecciones. Hay que pararse firmes para defender a la democracia”, indicó la mandataria, quien dijo que no es tiempo de “venganzas políticas”.

Por otro lado, calificó de “violencia innecesaria” las protestas en varios puntos de Perú que exigen la libertad del Castillo, su renuncia, el cierre del Congreso y elecciones inmediatas.

Esas manifestaciones comenzaron el 7 de diciembre tras la destitución del presidente, detenido y acusado de rebelión tras anunciar la disolución del Parlamento.

“¿Cuál es el propósito de cerrar aeropuertos y quemar comisarías y dependencias del Poder Judicial? Esas no son marchas pacíficas, no son reivindicaciones sociales”, apuntó la mandataria, quien aseguró que estos grupos “tenían organizado tácticamente tomar aeropuertos y bloquear carreteras”.

“Si las Fuerzas Armadas salieron es para protegerlos porque se venía desbordando la situación de los grupos violentos”, indicó al defender el decreto que estableció el estado de sitio a nivel nacional durante un período de 30 días.

Reorganización del gabinete

Boluarte, quien lleva diez días en el cargo, anunció además una pronta recomposición de su gabinete para enfrentar mejor la crisis, luego de que dos de sus ministros renunciaran anteayer en rechazo a la represión de las protestas.

La mandataria denunció, asimismo, el machismo que existe detrás de los pedidos de dimisión a la primera presidenta que tuvo el país en sus 201 años de historia.

Por ello, instó a los peruanos a que cese "la violencia contra la mujer" y la dejen trabajar "en paz, en calma", para no liderar "un gobierno de palabras", sino de hechos.

"Dejemos de lado el concepto machista. Quizás duela que por primera vez una mujer asume la Presidencia de la República. Demos la oportunidad a las mujeres”, concluyó.

Allanamientos

En paralelo a la conferencia de la mandataria, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos denunció en Twitter que la policía estaba allanando los locales de la Confederación de Comunidades Campesinas (CCP), del Partido Socialista, y de la formación de izquierda Nuevo Perú "buscando manifestantes".

Este hecho fue también denunciado por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), la cual manifestó su preocupación al respecto.

"Recordamos a las autoridades que las limitaciones a los derechos humanos y a la reunión pacífica tienen que ser excepcionales y cumplir con los requisitos de legalidad, necesidad y proporcionalidad en todo momento", tuiteó la misión de la Oacnudh en el país.

En la antevíspera, la Defensoría del Pueblo de la Nación pidió una investigación penal ante los reportes de disparos directos al cuerpo de manifestantes por parte de militares. Entre las víctimas hay menores de edad.

Dejá tu comentario