Sociedad | Discapacidad | Ministerio de Salud | San Luis

Sólo silencio y negativa estatal para una nena de San Luis que necesita un implante coclear para retomar su vida normal

El gobierno de San Luis no da respuesta a la situación de una adolescente de 13 años que necesita el reemplazo de un implante para poder volver a vivir como una persona normal.

Tiene 13 años y su vida era prácticamente normal. Y eso fue gracias al implante coclear que le colocaron cuando tenía sólo dos años y que le permitió recuperar la audición y vivir y desarrollarse como cualquier niña de su edad, pese a padecer hipoacusia bilateral profunda.

Pero la vida de Marilyn Acosta en Villa Mercedes, San Luis, cambió cuando ese aparatito que llevaba en su organismo comenzó a fallar, fruto del paso del tiempo. Era indispensable un recambio.

"Esos aparatos tienen una vida útil de 5 años. El de mi prima ya llevaba 10 y comenzó a mostrar problemas". La que habla es Daniela Jaime prima de Marilyn Acosta. "La mamá inició un expediente administrativo en el Ministerio de Salud de la Provincia de San Luis, para que le cubrieran el recambio", convencida de que no debería haber inconveniente.

A la espera de un implante | La burocracia y la negligencia dejan a una adolescente en silencio

Hoy la nena no escucha nada. Está aislada. No se puede comunicar con nadie porque no sabe lenguaje de señas, y con la madre sólo se puede comunicar mediante mensajes de WhatsApp. Está claro que no va a poder empezar las clases

Pero la burocracia, las negativas, la especulación, las órdenes y contraórdenes resultaron un camino demasiado empinado, y hoy, pese a haber iniciado los trámites hace más de un año, la vida de Marilyn cambió por completo. "Hoy la nena no escucha nada. Está aislada", cuenda Daniela. Marilyn iba al colegio, tenía amigas, iba al gimnasio. Pero según sus familiares, actualmente "se aísla mucho, no se puede comunicar con nadie porque no sabe lenguaje de señas, y con la madre sólo se puede comunicar mediante mensajes de WhatsApp. Está claro que no va a poder empezar las clases", cuenta.

La vida de Marilyn ya venía complicada, con la muerte de su papá, hace un año. Por eso ella estaba asistiendo a un tratamiento "con una psicóloga que le hacía muy bien", cuenta su prima. Pero al ya no poder escuchar, "también tuvo que suspender ese tratamiento", se lamenta.


SIN RESPUESTAS

Los trámites para obtener el reemplazo del implante coclear fueron iniciados hace más de un año por Romina Chavero, la mamá de Marilyn. Se quedó tranquila cuando concurrió al Policlínico Regional de Villa Mercedes y le dijeron que iba a tener una respuesta favorable a algo que no estaba dentro de sus posibilidades resolver. Es que el procesador que necesita para el implante coclear tiene un costo de 12.500 dólares, totalmente fuera del alcance de esta mujer viuda, con dos hijos, con un trabajo informal y con una pensión que le fue negada por el Estado. "Hoy ella está en la nada, y le están diciendo que el expediente que inició hace un año, directamente no sirve", asegura Daniela. Como ocurre en estos casos, la mandan a reparticiones donde ya había intentado iniciar trámites, "como si se la quisieran sacar de encima".

Lo que hoy tenemos es un expediente administrativo que inició en vano, y ninguna respuesta. El Estado está incumpliendo su obligación frente a los niños, en relación a equiparar las desigualdades que tiene esta niña con una discapacidad, para que pueda tener una vida digna. Hoy en día el gobierno de San Luis no lo está cumpliendo

"Lo que tiene mi tía es un expediente administrativo que inició en vano, y ninguna respuesta". Para Daniela, el Estado está incumpliendo su obligación frente a los niños, en relación a equiparar las desigualdades que tiene esta niña con una discapacidad, para que pueda tener una vida digna. "Hoy en día el gobierno de San Luis no lo está cumpliendo", se lamenta.

A la espera de un implante | La burocracia deja a una adolescente en silencio. Parte 2

Dejá tu comentario