Internacionales | Donald Trump | Estados Unidos | Joe Biden

Donald Trump, el primer presidente de EEUU con dos juicios políticos

El proceso fue aprobado por la Cámara de Representantes en tiempo récord. Lo acusan por incitación a la insurrección durante los incidentes en el Capitolio.

En tiempo récord, la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos aprobó, con el apoyo de la mayoría demócrata y un puñado de legisladores republicanos, la apertura en el Senado de un segundo juicio político contra el presidente Donald Trump, una decisión inédita en la historia del país y a solo siete días de la asunción del mandatario electo, Joe Biden.

Tras una sesión tensa que terminó con un maratón de discursos de hasta 30 segundos para permitir que la mayor cantidad de congresistas, a favor y en contra, y con una pasión poco común, se expresaran, la Cámara Baja aprobó por 232 votos a favor y 197 en contra la acusación por el cargo de "incitación a la insurrección" durante el ataque al Capitolio que protagonizaron miles de sus simpatizantes la semana pasada.

La aprobación superó con creces los 218 votos necesarios y 10 congresistas republicanos votaron junto con los demócratas -algo que no había pasado en 2019 en la apertura del primer juicio político-, uno de ellos, Liz Cheney, hija del exvicepresidente de George Bush, Dick Cheney, y la actual número tres del partido en la Cámara Baja.

Trump se convirtió así en el primer mandatario en la historia del país en ser enjuiciado dos veces por el Congreso.

El primer juicio

El primer intento de destitución de Trump ocurrió en diciembre de 2019, cuando la Cámara Baja lo acusó de presionar al Gobierno de Ucrania para que investigara a su rival demócrata Joe Biden.

No obstante, fue absuelto por el Senado -de mayoría republicana- en un proceso rápido a inicios de 2020.

La misma suerte corrieron los otros dos presidentes sometidos a un impeachment en Estados Unidos: Bill Clinton en 1998 y Andrew Johnson en 1868.

En el caso de Clinton, acusado de perjurio y obstrucción a la justicia por mentir sobre su relación extramarital con una becaria de la Casa Blanca, el Senado rechazó su destitución gracias a la mayoría demócrata.

Tras su absolución, el mandatario declaró sentirse "agradecido y arrepentido".

En tanto Johnson, quien se convirtió en presidente en un período tumultuoso, tras el asesinato del presidente Abraham Lincoln en 1865, fue llevado a juicio político por despedir a un secretario del Gabinete sin el consentimiento del Congreso.

Aunque el Senado se inclinó finalmente por su absolución, estuvo solo a un voto de ser destituido.

También el presidente republicano Richard Nixon estuvo a punto de ser objeto de un posible juicio político por obstrucción de la justicia, abuso de poder y desprecio del Congreso en relación con el escándalo de Watergate.

Pero, ante una destitución inminente, optó por presentar su renuncia en 1974 antes de que se llevara a cabo la votación para iniciarlo en la Cámara de Representantes.

Dejá tu comentario