Economía | Energía | Juan José Aranguren | Cammesa

Otra vez Cammesa compró el gas para las generadoras eléctricas a precios muy inferiores a los que pagaba Aranguren

En una nueva licitación de la empresa que administra el mercado mayorista eléctrico se volvieron a obtener precios notoriamente por debajo de lo que pagaba el macrismo. Aunque no se alcanzaron los precios insólitos pagados en enero, el ahorro en esta ocasión fue de casi el 50%.

Una modificación en el sistema administrativo que volvió a generar un cambio rotundo en los costos de la generación eléctrica en Argentina. Se lo aplicó en enero y dio excelentes resultados: lo que cuatro años atrás se pagaba a 4,89 dólares, en esta ocasión se abonó a US$ 1,8.

Estamos hablando del gas que utilizan las generadoras eléctricas en las centrales térmicas del país. Al ser el principal componente de la matriz energética de nuestro país, resulta clave el precio que se paga por ese gas para generar electricidad.

Durante la gestión de Cambiemos, y bajo la tutela de Juan José Aranguren y luego de Javier Iguacel, las generadoras de energía negociaban de forma particular con las proveedoras de gas, para adquirir el insumo para sus centrales. Esto generaba inevitablemente que se pagaran costos más altos por la sencilla razón de que las energéticas luego tenían vía libre para trasladar ese sobrecosto a las distribuidoras, y con ello, a los usuarios. Ahí buena parte de la explicación del tarifazo.

Pero también se daba la situación de que algunos de los actores privados eran por una parte generadores eléctricos pero al mismo tiempo proveedores del gas para que esas usinas funcionaran. Con lo cual se compraban a sí mismas y ponían precios astronómicos que luego se trasladaban a tarifas sin que nadie les objetara.


CAMBIO DE REGLAS

Una resolución del ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas cambió esta dinámica a poco de asumir el nuevo gobierno, y le devolvió a la estatal Cammesa la facultad de licitar de forma mayorista la compra del gas que necesitan luego las usinas. Es decir, la empresa estatal pasó a ser la que se hace cargo del abastecimiento de gas natural para las centrales termoeléctricas.

Esa decisión cambiaría el escenario, algo que se vio en enero, cuando se pagaron cifras drásticamente inferiores por el MMBTU de gas. En febrero se lo volvió a implementar, y si bien hubo un acomodamiento en los precios ofertados por las gasíferas, se continúa con valores muy inferiores a los del macrismo.

En la licitación cerrada el 29 de enero de este año para proveer gas en febrero se presentaron 90 ofertas, con un piso de 2,52 dólares por MMBTU y un máximo de US$ 3,11, con un promedio de US$2,81.

Para febrero estamos vendiendo a 2,55 dólares más o menos, son cifras más razonables. Pero la licitación se sabía que no sería a los precios de oferta de enero. Era una cifra insostenible.

"Para febrero estamos vendiendo a 2,55 dólares más o menos, son cifras más razonables", respondió uno de los operadores del mercado ante la consulta de MARCA INFORMATIVA. "Pero la licitación se sabía que no sería a los precios de oferta de enero", añadió, recordando que en esa ocasión, la estatal YPF GAS pateó el tablero al presentar ofertas de hasta 0,92 dólares por MMBTU. "Una cifra insostenible", explicó la misma fuente.

Esa "jugada fuerte" de YPF GAS definitivamente no se repitió en febrero y es probable que no se vuelva a dar, más aún teniendo en cuenta las quejas que habían deslizado las empresas competidoras por tratarse de un valor alejado de los costos de producción. Una práctica se parecía bastante al dumping.

Esto se ve reflejado en el último Informe del Mercado Energético Argentino que elabora la firma G&G Energy Consultants y que es fuente de consulta de los actores del mercado. En su trabajo correspondiente a la semana del 7 al 13 de diciembre, al analizar el sector del gas, el informe de G&G sostiene que "la volatilidad de la demanda de gas por parte de CAMMESA que ahora concentra las compras y la administración del transporte de gas que consigue, impide desarrollar políticas comerciales razonables para el desarrollo de gas".

La volatilidad de la demanda de gas por parte de CAMMESA que ahora concentra las compras y la administración del transporte de gas que consigue, impide desarrollar políticas comerciales razonables para el desarrollo de gas

O ENTREGA O PAGA

Quizás tomando nota de ello, la última licitación de Cammesa para el Mercado Eléctrico Mayorista incluyó una nueva cláusula que evita de algún modo que se desvirtúen las ofertas hacia valores alejados del mercado.

Se trata de la cláusula Entregar o Pagar (conocida como DOP, siglas en inglés de "deliver or pay"). Esto contrasta con lo que se hizo en enero, cuando los contratos eran interrumpibles, lo que implicaba que una empresa que había ganado la licitación para proveer gas a cierto valor, podía elegir no cumplirlo y entonces la encargada de proveerLO sería la siguiente empresa en la lista, sin que ello tuviera ninguna consecuencia.

¿Qué significó esto? "Significa que se normalizan los precios, porque se deja de validar que las empresas puedan ofertar 'bolazos'", dijo la misma fuente, alejándose de todo tecnicismo en su explicación. "Lo que pasó en enero fue que en realidad se pagaron valores cercanos a los de este mes", añadió.

Se normalizan los precios, porque se deja de validar que las empresas puedan ofertar 'bolazos'", dijo la misma fuente, alejándose de todo tecnicismo en su explicación. "Lo que pasó en enero fue que en realidad se pagaron valores cercanos a los de este mes

La nueva cláusula DOP, prevista en el artículo 9 de la última licitación, prevé que el adjudicatario debe asegurar al menos una provisión del 30% de lo ofertado, ya que de lo contrario deberá pagar una multa.

El jueves próximo se llevará a cabo una nueva licitación para la provisión de gas durante marzo. Es probable que la cláusula DOP normalice los precios del mercado. De cualquier modo, el ahorro con respecto al sistema anterior seguirá siendo millonario.

https://www.megsa.com.ar/pdf/subasta_cammesa_20200227/Condiciones%20Generales%20CAMMESA.pdf

Dejá tu comentario