Política | Israel | Rusia | Vladimir Putin

"Si no hubiese estado Putin, Alberto no viajaba a Israel"

El exdirector ejecutivo de la DAIA y expresidente del Llamamiento Argentino Judío, Jorge Elbaum, opinó sobre las razones del viaje del presidente a Israel y las internas de la colectividad judía en la Argentina en tiempos de rebrotes de operaciones con el caso Nisman.

Alberto Fernández participó en Israel del homenaje a las víctimas del Holocausto. Fue su primer viaje oficial como primer mandatario argentino. ¿Qué hay detrás de la decisión de viajar a Israel en medio de las tensiones entre Estados Unidos e Irán y la revitalización del interés por la causa Nisman gracias al documental de Netflix y a un nuevo aniversario de su muerte? Para el sociólogo y exdirector ejecutivo de la DAIA, Jorge Elbaum, tiene que ver con la centralidad de Rusia en el acto en Israel y la posibilidad de fortalecer ese vínculo como decisión de política exterior, más que con un gesto para con las organizaciones judías argentinas o como respuesta a presiones del eje Estados Unidos-Israel en plena escalada de tensión con Irán.

"Putin fue ubicado como el orador principal. Hubo un contacto muy claro entre la Embajada de Rusia y Argentina. Se buscó posicionar a Putin como líder mundial en una zona donde históricamente siempre hablaba el presidente de Estados Unidos. Además, el homenaje es en conmemoración a la entrada del ejército soviético a Auschwitz", destacó Elbaum, quien también es periodista y escribe en varios medios a nivel nacional.

Desde esta lógica, la presencia de Alberto Fernández en el homenaje, como la de muchos otros mandatarios del mundo, tiene más que ver con cuestiones geopolíticas vinculadas al tema Medio Oriente. "Esto reposiciona un liderazgo en el tema Medio Oriente, donde en los últimos 40 años solo Estados Unidos tenía presencia", remarcó el referente de un sector de la colectividad judía.

Putin era el orador principal. Hubo un contacto muy claro entre la Embajada de Rusia y Argentina. Se buscó posicionar a Putin como líder mundial en una zona donde históricamente siempre hablaba el presidente de Estados Unidos

"Si no hubiese estado Putin, junto a otros 40 presidentes, Alberto no hubiera ido. Estados Unidos aparece desdibujado; solo fue el vicepresidente", expresó en diálogo con MARCA INFORMATIVA.

Esto no quiere decir que para Elbaum no existan intereses creados -y consecuentes presiones- de Estados Unidos e Israel en nuestro país. "Van a seguir operando. Tienen operadores como Montoto, Bullrich, Waldo Wolff. Depende de la Cancillería y la orientación política poner límites a eso. Como país soberano tenés que saber si te conviene entrar en ese lío", sostuvo Elbaum. La causa AMIA y el caso Nisman ponen a Argentina como un foco de atención en el tablero internacional, especialmente en relación a Irán. "El gran enemigo de Israel, el que le puede disputar algo a nivel militar, es Irán. La Argentina soberana no tiene que comprar eso", completó Elbaum

Por su parte, "nuestro país tiene algunas urgencias que minan su margen de maniobra: la principal es la necesidad de apoyo de Estados Unidos en la renegociación de la deuda. Alberto Fernández deberá tener muy aceitada la muñeca política".

LA CAUSA NISMAN, TEATRO DE OPERACIONES

Un nuevo 18 de enero -quinto aniversario de la muerte de Nisman- y la presentación del documental de Netflix sobre el caso, reavivaron las llamas de un hecho que fue el gran teatro de operaciones de la política argentina desde 2015 hasta hoy. Para Elbaum, "es evidente que Nisman se suicidó y nadie quiere quedar pegado al juicio que se va a realizar", al tiempo que recordó que "Sandra Arroyo Salgado se bajó de la querella hace un año y medio".

Hay una gran pelea entre Waldo Wolff por un lado y la AMIA y la DAIA por otro

Casi en simultáneo con la decisión de Fernández de viajar a Israel, la AMIA y la DAIA decidieron no participar del acto homenaje a Nisman convocado por Cambiemos, donde se dio por hecho que fue el gobierno de Cristina Fernández quien planeó y ejecutó el supuesto asesinato del fiscal. El gesto dejó al descubierto las internas de los sectores de la colectividad judía. "Hay una gran pelea entre Waldo Wolff por un lado y la AMIA y la DAIA por otro", completó Elbaum.

Dejá tu comentario