Sociedad | Norberto Karasiewicz | Río Gallegos | Operativo Cóndor

A 55 años del Operativo Cóndor en Malvinas, el testimonio de Norberto Karasiewicz

"Fuimos a recuperar Malvinas en nombre de todo el pueblo argentino", declaró uno de los jóvenes que secuestró el avión de Aerolíneas Argentinas para defender la soberanía de las Islas.

A 55 años del “Operativo Cóndor”, Norberto Karasiewicz, uno de los jóvenes que participaron del movimiento, recordó junto a Puntal cómo se produjeron los hechos por los que se buscó la recuperación de las Islas Malvinas. El 28 y 29 de septiembre de 1966, durante la dictadura de Onganía, un grupo de argentinos liderado por Dardo Cabo, reclamó la soberanía argentina e izó la bandera nacional en las islas.

“Cuando se hizo el operativo yo tenía 20 años, prácticamente todos los compañeros que fuimos teníamos esa edad, los mayores tenían 25 años, sacamos pasajes regulares en un vuelo de Aerolíneas Argentinas a Río Gallegos, desde Buenos Aires, que salía el 27 a las 00 hs desde Aeroparque”, comentó Karasiewicz, sobre estos hechos de los que en unos días se cumplirán 55 años. Él es oriundo de Buenos Aires, pero se dice “ciudadano de toda la Argentina, América y del mundo”. Con lujo de detalles recuerda cómo fue el vuelo, que en aquel momento duraba más de 6 horas, “más de lo que dura ahora, que en 3 horas ya estás ahí”, indica.

A las 6 de la mañana, cuando estaban atravesando Santa Cruz, dos de sus compañeros fueron armados a la cabina del avión y le indicaron al piloto que cambiara el rumbo hacia Malvinas; “en ese momento, la mayoría de los pasajeros que viajaban en el avión estaban durmiendo, sólo estábamos despiertos los 18 compañeros que encabezamos el operativo, pero mandaron a las azafatas a brindarles algo de comer a los pasajeros, anunciándoles que por mal tiempo se desviaba el vuelo a otro aeropuerto”, sostuvo Norberto, quien explicó que en el vuelo estaba el gobernador de Tierra del Fuego y Malvinas, el contraalmirante de la Marina de Guerra José María Guzmán, y le indicaron que lo pondrían en disposición de gobernar las islas.

“Guzmán nos dijo que éramos terroristas, pero no ocurrió nada, a las 8.42 el vuelo aterrizó en Malvinas en una pista de carreras, sin ningún inconveniente”, comentó Karasiewicz, quien destacó que bajaron a tierra para cumplir con su operativo. “Como el avión había volado bajo porque no encontrábamos la tierra por las nubes, dimos varias vueltas y la gente se alertó, era inusual que un avión de esas características estuviera allí, y los pobladores se acercaron hasta la pista a ver qué pasaba”, señaló e indicó que por inteligencia previa que habían realizado ya sabían a quién debían detener para que no hubiera lucha.

“Detuvimos al capitán de los boinas verdes, galés que había estado en el Congo, y que estaba a cargo de los que estaban en la isla; al jefe de la Policía; a un alcalde; y a uno más que se estaba resistiendo”, dijo Norberto, quien comentó que los subieron al avión y así neutralizaron lo que podría haber sido un ataque por parte de ellos, “aunque nosotros no íbamos dispuestos a combatir, salvo que se pusieran en peligro nuestras vidas”, completó.

Karasiewicz recordó que en el avión había cordobeses, incluido un boxeador que viajaba a Río Gallegos para pelear, y bajaron a todos de la nave para que no corrieran peligro. “Los evacuó el comandante, mientras nosotros cumplimos con el operativo, pusimos las banderas, y fuimos a la casa del gobernador, donde indicamos que estábamos allí para reafirmar nuestra soberanía, que íbamos a quedarnos, que no heriríamos a nadie y que íbamos a hacer todo sin violencia”, explicó sobre lo sucedido en la toma de las islas.

Malvinas Argentinas

Estuvieron 36 horas con las Malvinas en su poder, con todo neutralizado, incluso cantaron el himno nacional argentino por primera vez en las islas. “Largamos a los rehenes diciéndoles lo mismo que le habíamos dicho al gobernador, que nos quedaríamos y que no intentaran ofrecer resistencia, pero al largarlos montaron las antiaéreas alrededor del avión y armaron a la población con armas de guerra”, recordó.

Allí los intimaron a rendirse, algo que no hicieron, e intervino un sacerdote holandés de la isla, pero la situación se puso muy violenta y “el gobernador de Tierra del Fuego estaba con los ingleses y no hacía nada, aún cuando un buque de la Marina llegó a buscarnos con 300 infantes que podrían haberse bajado y quedado en las islas, pero nunca dieron la orden, salvo que nos subieran para llevarnos prisioneros”, indicó.

Cuando se hizo el operativo yo tenía 20 años, prácticamente todos los compañeros que fuimos teníamos esa edad, los mayores tenían 25 años, sacamos pasajes regulares en un vuelo de Aerolíneas Argentinas a Río Gallegos, desde Buenos Aires. Cuando se hizo el operativo yo tenía 20 años, prácticamente todos los compañeros que fuimos teníamos esa edad, los mayores tenían 25 años, sacamos pasajes regulares en un vuelo de Aerolíneas Argentinas a Río Gallegos, desde Buenos Aires.

Los pusieron en la bodega de una lancha carbonera y los trasladaron al buque, por el medio del mar, pero las condiciones del agua los hicieron volver, hasta que los llevaron en un nuevo intento con el mar más calmo. “La lancha iba y venía, no se arrimaba totalmente al buque, nos tiraron la escalera de soga y tuvimos que subir de a uno, algo que sin experiencia es muy peligroso, porque si te caés al mar, con 30 grados bajo cero en el agua, en unos minutos estábamos muertos”, dijo y comentó que en el buque los infantes los recibieron como héroes. “Nosotros nos llevamos las 7 banderas argentinas que habíamos izado en Malvinas y nos trajeron a continente”, completó.

- ¿Cómo era el sentimiento por Malvinas previo a lo que fue la guerra de 1982?

- Desde 1833 que el gaucho Rivero había hecho la rebelión en Malvinas, y la fragata norteamericana toma las islas, por esta historia y junto con todo, hicimos lo que correspondía. En 1965 Onganía había hecho el golpe contra el presidente constitucional Illia, uno de los presidentes más honestos que tuvimos, y luego nos privó de todo, garroteó a los estudiantes y profesores en las universidades, y después nosotros hicimos el operativo. Al momento de hacerlo, estaba en Argentina el príncipe Felipe de Edinburgo, que estaba invitado para jugar un partido de polo con Onganía, por lo que dio la ocasión justa. Hasta ese momento, el tema de Malvinas, desde chicos, a todos nos lo planteaban como la deuda de la soberanía argentina, nada más que era una cosa ficticia, porque nos decían que eran nuestras pero las ocupaban los ingleses. De más grandes empezamos a interesarnos en política y vimos que era una materia pendiente.

Cuando se hizo el operativo yo tenía 20 años, prácticamente todos los compañeros que fuimos teníamos esa edad, los mayores tenían 25 años, sacamos pasajes regulares en un vuelo de Aerolíneas Argentinas a Río Gallegos, desde Buenos Aires.

En este sentido, Norberto señaló que en aquel momento se encontraban en la resistencia peronista y armaron el operativo junto a sus compañeros, “estábamos formados en las acciones a favor de la patria e hicimos el operativo en nombre de todo el pueblo argentino, sin distinción de género o ideología”, dijo.

- ¿Cómo vivieron el conflicto del ’82, 16 años después del operativo?

- Nosotros no pudimos concretar la recuperación de Malvinas, pero era algo que debía hacerse. De todas formas, sabíamos muy bien que los militares que estaban en el poder desde 1978 estaban desapareciendo gente, torturando y matando, arriba de la sangre de 30 mil compañeros desaparecidos. Yo sabía que nada de lo que hacían ellos era bueno, o limpio.

Finalmente, Karasiewicz señaló: “Sigo sosteniendo la causa Malvinas, recuerdo a los 649 héroes nacionales que quedaron allá y creo que es una causa pendiente de resolución para nuestra soberanía, porque son nuestras, de cualquier forma, y sabemos que si los gobiernos les siguen dando beneficios a los pobladores ingleses de Malvinas, no se van a ir nunca, están usufructuando todo a costa nuestra”, dijo el ex “cóndor de Malvinas”.

Dejá tu comentario