Política | Organizaciones sociales y movimientos populares | Daniel Arroyo | Rafael Klejzer

Dirigentes sociales que ocupan cargos públicos: el desembarco de los movimientos sociales en el gobierno

Rafael Klejzer es el referente del Movimiento Popular La Dignidad y ahora funcionario del ministerio de Desarrollo Social. La nueva dinámica de gestión que imponen las demandas de los movimientos populares. Funcionarios sin oficina, entre la urgencia del hambre y las maniobras de los supermercados.

Poco antes de ser electo presidente, Alberto Fernández les prometió a las organizaciones sociales y a los movimientos populares que iban a formar parte del futuro gobierno. Y la cartera de Desarrollo Social, que conduce Daniel Arroyo, fue el lugar ideal para darles lugar directo en las decisiones a dirigentes surgidos de estos espacios, muchas veces reacios a ocupar sillas surgidas de la política partidaria. Uno de los dirigentes que ahora es funcionario es Rafael Klejzer, referente del MP La Dignidad y actual Director Nacional de Comercialización y Abastecimiento Popular.

Rafael Klejzer, de dirigente social a funcionario público - Parte 1

Klejzer indicó que por su procedencia, los dirigentes sociales tienen otra dinámica a la hora de la gestión. "Seguimos siendo militantes sociales con una responsabilidad mayor. Nos parece importante que desde el Estado se reconozca a la economía popular y los movimientos populares y las organizaciones podamos estar presentes a la hora de plantear las políticas públicas", indicó el hombre surgido del MP La Dignidad, quien agregó: "Nos pensamos mas como portavoces de los barrios y no funcionarios llevando políticas públicas a los barrios".

"Yo no tengo oficina, tengo una computadora en un box y me muevo para todos lados. No necesitamos oficina para trabajar", confesó en diálogo con MARCA INFORMATIVA, y admitió que "la burocracia mira mal porque inventamos programas donde no hay, no necesitamos presupuesto para arrancarlos". Un ejemplo son las ferias, que quitan el intermediario para acercar a productores y consumidores, lo que permite desarrollar las economías regionales y mover el comercio de cercanía.

Rafael Klejzer, de dirigente social a funcionario público - Parte 2

Las ferias no se digitarán de Buenos Aires -como era en el anterior gobierno peronista- y se acoplarán a las políticas de ferias de cada lugar. La búsqueda, además, es establecer precios de referencia para competir con las maniobras de los supermercados. "Los supermercados están haciendo cualquiera con los precios", opinó Klejzer, quien además dijo que lo impersonal del supermercadismo permite la venta de productos de baja calidad: "Vos vas a una feria y le mirás los ojos al que te vende los pollos. No te puede vender cosas podridas".

El ahora funcionario se mostró preocupado ya que los productores "vienen de cuatro años con muy poca producción, casi al límite de la quiebra", por lo que es necesario "un doble fortalecimiento: primero, llevar productos de muy buena calidad y a bajo precio y, por otro lado, garantizarles escala a los productores de las cooperativas, productores regionales, organizaciones campesinas, para que puedan seguir trabajando". Los productores en las ferias contarán con dispositivos para cobrar con la Tarjeta Alimentar, a la que consideró "muy importante" por tratarse de "una transferencia directa de recursos para resolver el problema del hambre en Argentina".

Por último, se quejó de los locales que pretenden cobrar recargos a las ventas con la tarjeta: "Les tiene que caer el peso de la ley ahora, no hay que esperar. No podemos permitir que se acostumbre a la especulación con el hambre en la Argentina. Es increíble que una política pública universal se 'empioje' por dos o tres vivos".

Rafael Klejzer, de dirigente social a funcionario público - Parte 3

Dejá tu comentario