Política | Rodrigo de Loredo | Córdoba | UCR

Rodrigo De Loredo: "Queremos ser alternativa al hegemonismo peronista en Córdoba"

El candidato a presidir la UCR provincial indicó que la elección del próximo 14 no es sólo una interna, sino una instancia para comenzar a construir una alternativa.

Rodrigo de Loredo logró que la Justicia le diera la razón y, por lo tanto, dentro de una semana habrá internas en el radicalismo. El referente de Sumar busca conducir el Comité Provincia de la UCR y en declaraciones a Puntal señaló que trabajará para construir una alternativa al peronismo en Córdoba.

- Es reciente la decisión judicial que estableció que debe haber internas en el radicalismo cordobés y le permitió finalmente ser candidato. ¿Cómo recibió el fallo?

- Lo recibimos colectivamente muy bien, porque Sumar es hoy un espacio mayoritario en el radicalismo. Es un hecho de justicia que nos da una gran energía para afrontar el comicio. La resolución del juez puso blanco sobre negro en cuanto a que efectivamente había una decisión proscriptiva de nuestra participación y, lo que pasó en el proceso, es un claro ejemplo de lo que pasa en nuestro partido hace mucho tiempo. Por eso, hace tiempo venimos conversando con Martín Lousteau, que representa muchos de los atributos que queremos darle al radicalismo de Córdoba: un radicalismo abierto, oxigenado, que recupere su vocación de gobierno.

- ¿Qué representa hoy el radicalismo cordobés más institucionalizado?

- Nuestro proceso interno, si bien puede ser visualizadao como una disputa entre radicales, en definitiva termina reflejando lo que entendemos le pasa a la política en términos generales. Creemos que la política necesita un cambio. Los dirigentes que han ocupado los principales cargos nos trajeron hasta acá y no estamos bien. Y no lo estábamos antes de la pandemia. Se necesita un cambio en términos generales. La gente está harta de dirigentes que predican algo por un lado y hacen otra cosa cuando tienen que decidir. Dirigentes que despotrican contra el kirchnerismo a nivel nacional por sus prácticas avasallantes y autoritarias y aplican las mismas fórmulas dentro de sus partidos. Me parece que la gente está harta de los dirigentes políticos acostumbrados a los lugares de confort y privilegio. Entonces, nuestra discusión hacia adentro es una discusió hacia afuera: no queremos un radicalismo de privilegios, no queremos un radicalismo cerrado. Y esta discusión es la que la sociedad tiene sobre la política en general. Y este proceso interno puede representar una luz de esperanza para un amplio sector de la sociedad cordobesa que necesita que se construya una alternativa y la visualización de un cambio.

Entrevista con Rodrigo De Loredo

- ¿Se empieza a definir un perfil del radicalismo para 2023, teniendo en cuenta que el peronismo va a cumplir 24 años en el poder provincial y que el radicalismo viene de una elección muy mala?

- Ese es el desafío central por el cual emprendemos esta discusión, que no es una interna, sino una discusión de argumentos, y creemos que tenemos la responsabilidad de contribuir al sistema político. Devolverle al radicalismo esa mirada de gobierno tiene que ver con darles a los cordobeses una alternativa al hegemonismo peronista que va a ir por 24 años. Los hegemonismos degradan las instituciones. A la larga o a la corta frustran las políticas públicas. Duele ver que esta provincia ya se inscribe entre las provincias feudales en los análisis nacionales. La batalla que estamos dando, al margen del desafío táctico de un proceso interno inmediato, es empezar a prepararnos para comenzar a gobernar Córdoba en 2023. Creemos que va a existir una oportunidad, que tenemos la responsabilidad de construirla. Una alternativa levanta la vara y exige mejorar las polítcas públicas. Ese proceso no va a ser producto de una carambola ni de una coyuntura electoral dos o tres meses antes. Construir una alternativa seria para una provincia como Córdoba necesita de estudio, aperturización, buscar a los mejores hombres y mujeres, formar cuadros políticos, diagnosticar la realidad y decirle a la gente por qué decimos que se puede vivir con una menor presión tributria en un modelo que llegó diciendo que bajaba mipuestos y hoy nos deja la provincia más cara. Este gobierno no ha solucionado el flagelo de la inseguridad tampoco. Hay desafíos en política sanitaria, hay degradación institucional. Lo decimos con humildad: no se puede subestimar la votación del electorado cordobés, que ha escogido sistemáticamente a Unión por Córdoba, pero el desafío que enfrentamos en esta interna no se circunscribe a cargos que nos preguntamos de qué valen. Se circunscribe a un planteo mucho más profundo desde lo político y que en Córdoba es iniciar un proceso para gobernar la provincia en 2023. Es construir una alternativa, hablarles a los cordobeses de sus problemas. Hay otra opción en el radicalismo que abandonó esa batalla, que está cómoda en su lugar de partido parlamentario y legislativo. Claro que creemos que el radicalismo tiene que estar unido, pero en un cambio y la propuesta del status quo es que nos unamos para que nada cambie.

Dejá tu comentario