Sociedad | Tarifas | Tarifazo | conurbano bonaerense

Informe especial: las huellas del tarifazo en el Conurbano bonaerense

En el mayor bolsón de pobreza de la Argentina, el tarifazo dejó huellas imborrables. Pequeños comerciantes con deudas de casi 100 mil pesos de luz, electrodependientes fallecidos y familias que recortan la alimentación. Los testimonios coinciden: hay que elegir entre pagar los servicios o comer.

El Conurbano bonaerense, por su dimensión y características demográficas, se convirtió en el lugar de mayor concentración de pobreza de nuestro país. Allí, en sus barrios más populares, el modelo económico impulsado por el gobierno anterior llegó, entre otras cosas, en forma de tarifazos impagables. "Toda la comunidad -clubes de barrio, vecinos- quedaron destruidos. Cuando se dice tierra arrasada es literal", asegura Nicolás Cañete, un joven dirigente del Frente de Lanús de la Unidad Multisectorial.

Las huellas del tarifazo en el Conurbano - Parte 1

Los testimonios de distintas personas son casi calcados. Ángel Quintana, quien tiene una peluquería, debe 85 mil pesos de energía eléctrica. "Nunca me había endeudado con la luz. Esto empezó hace cuatro años. No la pienso pagar por ahora, tengo que pensar si como o pago. Y tengo pensado comer", se rebela. La misma situación pasa la familia Miño. Cristina, la madre, detalla que en su casa el ingreso está compuesto por una pensión de 12 mil pesos y unos 300 pesos diarios que gana su marido como remisero: "Debo 17 mil pesos de luz, es imposible". Y la muletilla -"tengo que pensar en comer o pagar la luz"- aparece nuevamente.

"La carne la tenemos que dividir en pedacitos para que alcance. Los chicos ya no saben lo que es un yogur o una fruta", explica Cristina.

Las huellas del tarifazo en el Conurbano - Parte 2

Hugo Gotagorda también vive en el conurbano. Forma parte de una agrupación de vecinos que se organizaron para presentar reclamos colectivos. La última factura de gas de su casa fue de 12 mil pesos y dice que, a pesar de que la quiere pagar, no sabe cómo hacer. Las facturas brutales, con cifras que superan los 15 o 20 mil pesos, no redundaron en mejora del servicio: "La charla del día a día con el vecino es 'se me quemó esto, no puedo pagar esto otro, me vino aquello'".

"Cuando empezó el problema de la luz con los tarifazos explotó el transformador. Los vecinos reclaman pero el servicio es peor. La baja tensión es constante, cuanto más calor, menos tensión hay. A mí me quemó tres veces el motor del bombeador, la heladera, lavarropas, un microondas. Pero de eso no se hace cargo nadie", agregó Gotagorda.

EL DRAMA DE LOS ELECTRODEPENDIENTES

Cañete se refirió a la angustia que se vive en las familias con niños o niñas electrodependientes. Según señaló, la Asociación de Electrodependientes "está desamparada" e hizo una revelación durísima: "En muchos barrios populares hay nenes electrodependientes. Han fallecido nenes de 4 o 5 años, hicimos movilizaciones. Su vida depende de la electricidad, sin luz no pueden respirar no pueden vivir".

Las huellas del tarifazo en el Conurbano - Parte 3

Dejá tu comentario